Saltar al contenido
Blog de motos – Revista Moto Viva™ | Novedades, Rutas en motos, Comparativas

Moto Guzzi V7 Café Classic, el “Expresso” de Mandelo

Guzzi V7 Racer

Desde Mandelo del Lario nos llega esta interpretación de la cultura Café-Racer aplicada a una de las motos más recordadas de la marca del águila alpina, la V7 Sport. Todo un icono del motociclismo italiano que abrió las puertas a lo que actualmente se entiende como moto deportiva.

Un poco de historia. Corría 1967 cuando de la mano de Giulio Cesare Carcano, Moto Guzzi presenta la primera moto “grande” italiana, la V7. Esta moto tuvo un gran éxito comercial y fue adoptada por gran número de policías de tráfico del mundo como su herramienta de trabajo, principalmente porque era potente, cómoda y fiable. Gran parte de su éxito era la utilización por primera vez en la marca de un motor en V montado transversalmente a la marcha, que cubicaba 703cc.

Con el final de la década, en Mandelo se crea un prototipo sobre la base de la V7 Special al que se aumenta la cilindrada, llegando a los 757cc. Con esta moto, Guzzi consigue algunas plusmarcas casi impensables para la época, como los 205km/h de media que marcó en una distancia de 1.000km. Éste y otros éxitos llevan a la marca italiana a embarcarse en la creación de una moto deportiva sobre este prototipo. El diseño fue encargado a Lino Tonti, que a la postre pasaría a la historia como uno de los mejores diseñadores de motos que ha dado el país transalpino.

Tonti creó alrededor del poderoso bicilíndrico una moto baja, larga y muy estrecha en la que se buscaba optimizar la aerodinámica del conjunto y desechar todo lo superfluo, para ello se montaron unos semimanillares que obligaban al conductor a ir casi echado sobre el depósito, escondido tras unos preciosos Veglia-Borletti en los que veía subir la aguja del cuentakilómetros de una manera antes nunca vista en una moto de producción.

Esta moto, que sobrepasaba los 200km/h, pronto se convirtió en un símbolo del “Estilo italiano” y su color verde “legnano” sinónimo de velocidad. Acababa de nacer un mito, la V7 Sport.

La moto

La V7 Café Classic, como su ancestro, es una moto baja y muy estrecha, sensación acentuada por el depósito de gasolina, que deja ver a cada lado los dos cilindros colocados en la clásica V transversal. Este motor, que cumple con la estricta norma Euro-3, cubica 744cc y entrega una potencia de 35kw a unas 6.800 vueltas, algo menos de 50cv, lo que la convierte en una buena opción para aquellos que tienen el carné A2.

El cambio de 5 marchas, está accionado por un embrague en seco, típico en Guzzi, al igual que el cardan que se encarga de la transmisión final.

Su chasis, en acero negro, es un doble cuna con la parte trasera desmontable, sobre él descansa el depósito y el bello asiento monoplaza, con el escudo de la marca en relieve. La horquilla delantera está montada con un lanzamiento de 27,5º y está formada por unas barras telescópicas Marzocchi de 40mm de grosor y un recorrido de 130mm, sobre las que están colocados los relojes, de corte retro, y los semi-manillares. De la suspensión trasera se ocupan dos amortiguadores cromados, situados de manera tradicional y con posibilidad de ajuste en precarga.

La frenada está compuesta, delante por un enorme disco flotante de 320mm, mordido por una pinza Brembo de cuatro pistones, y detrás por un disco de 260mm y pinza de 2 pistones del mismo fabricante italiano.

Para finalizar, diremos que monta unos neumáticos radiales Metzeler Lasertec, con medidas 100/90-18 y 130/80-17, sobre unas preciosas llantas de radios cromadas.

Ahora veamos como se comporta esta Guzzi…