Saltar al contenido
Blog de motos – Revista Moto Viva™ | Novedades, Rutas en motos, Comparativas

Motocicletas eléctricas: enchufadas

Moto Eléctrica

Se habla mucho últimamente de las motos eléctricas, pero ¿existen realmente? Pues en realidad ya hace algún tiempo que están en nuestras calles. No son económicas, ni tan veloces y no tienen tanta autonomía que las convencionales; pero en cambio, no contaminan, no hacen ruido, carecen prácticamente de mantenimiento y el consumo es de apenas 40 céntimos cada 100 km.

Hasta hace poco tiempo las motocicletas eléctricas parecían vehículos de ciencia ficción o, simplemente, ejercicios de diseño relegados a adornar los stands de las grandes firmas en los salones de muestras internacionales. Pero lo cierto es que hace ya algún tiempo que están conviviendo en las calles con los modelos impulsados por motores de combustión. Cuando el otro día me encontré aparcada en una céntrica plaza de la Ciudad Condal un modelo eléctrico –de los que ya ofrecen prestaciones serias- al lado de los scooters convencionales, esa visión me indicó que ya era el momento de dedicar unas líneas al estado actual de la moto eléctrica y a sus infraestructuras. Además, últimamente han surgido muchas nuevas informaciones respecto a la tecnología eléctrica aplicada a las motocicletas que conviene contextualizar. Quizá la más reveladora sea la reciente presentación por parte del Gobierno de la Estrategia y Plan de Acción para impulsar el vehículo eléctrico en España. El Gobierno considera que el vehículo eléctrico es una gran oportunidad industrial, tecnológica, energética y medioambiental, por lo que su fomento y desarrollo forma parte de la Estrategia Económica Sostenible. De esta manera, el Plan prevé que nuestro país cuente con 250.000 vehículos eléctricos e híbridos enchufables en 2014 y plantea alcanzar al final de su periodo de vigencia 70.000 vehículos eléctricos matriculados en España con un apoyo público de 590 millones de euros para el fomento de la demanda, industrialización e I+D entre otras cosas. En definitiva -y sin entrar en detalles- que el gobierno está dispuesto a apoyar decididamente la implantación de los vehículos con motor eléctrico facilitando la infraestructura y subvencionando tanto la compra como el desarrollo de la tecnología. Probablemente, uno de los puntos del Plan que más interesarán a los compradores particulares sea la subvención a la adquisición de vehículos con una ayuda de un 20% con un máximo de 6.000 euros.

Una de las claves: los puntos de recarga


Lo cierto es que si bien el uso comercial de los primeros coches eléctricos aún no se ha plasmado en las calles, la utilización de motocicletas eléctricas –pese a que todavía está lejos de ser masiva- ya es una realidad. La principal dificultad para su popularización, más allá del precio, las prestaciones o la autonomía que ofrecen los modelos actuales, es la falta de puntos de recarga para las baterías en lugares públicos. Para que el vehículo eléctrico sea una realidad –incluidas las motos- se considera necesario que haya una red de 62.000 puntos de recarga en domicilios particulares, 260.000 en aparcamientos de flotas, 12.000 en aparcamientos públicos y 6.000 en vías públicas, y se contempla la posibilidad de establecer puntos de recarga en centros comerciales, lo que supondría un total de 340.000 puntos de recarga. Según algunos especialistas, lo ideal sería que hubiera tres puntos de recarga por cada vehículo. Es decir: uno en el domicilio, otro en el lugar de trabajo y un tercero en zona pública, con lo que el número de puntos de recarga ideal para el parque móvil previsto de cara a 2014 tendría que ser de 750.000 puntos.

Vistas estas cifras, ya hay empresas que se han puesto en marcha para proveer a las motocicletas eléctricas de estos puntos de recarga. Una de ellas es Mobec Point, que ofrece una solución efectiva, útil y ecológica para la recarga de motos eléctricas. Se trata de una estación de sencilla instalación y reducidas dimensiones pensada para la recarga simultánea de hasta 25 vehículos eléctricos de dos ruedas, ya sean bicis o motocicletas. Su diseño modular permite que la estación pueda adaptarse fácilmente a cualquier espacio, ya que es capaz de acoger en paralelo desde 2 hasta 25 puntos de recarga individuales en función de las necesidades. Aunque ha sido desarrollada sobre todo pensando en su instalación en la vía pública, aprovechando los espacios ya habilitados para aparcar motocicletas con un impacto visual mínimo, se trata de una solución que también puede ser válida para flotas de motos de empresas, entidades, cuerpos de seguridad, etc., que aparcan de forma centralizada en una ubicación concreta. Mobec Point sólo utiliza electricidad procedente de fuentes de energía renovables con origen certificado. Para transmitir este mensaje de utilización de energías limpias, Mobec Point utiliza como símbolo un pequeño panel de placas solares que generan energía suficiente para recargar la batería del sistema de alimentación interrumpida que asegura el suministro eléctrico de la red en caso de cortes en el servicio.