Saltar al contenido
Blog de motos – Revista Moto Viva™ | Novedades, Rutas en motos, Comparativas

Una inflamación silenciosa. La próstata

Inflamación próstata

A ver cómo hablo yo de este tema sin tocar cuestiones íntimas y escabrosas. Es un problema masculino, uno de esos que le damos poca importancia, hasta que entramos en edades… ¿cómo decirlo?… ¿complicadas? El otro día leyendo una revista del sector seguros, daba un repaso a los porcentajes en edades de los que subimos en moto, sean naked, custom, etc… y me encontré con el que un 48% de usuarios de motos alcanza una edad de promedio de 38-42 años. ¿La edad del pavo? esa ya pasó, pero sí es la edad de la reivindicación de nuestra vida, de nuestros logros. Los que ya estáis en esta franja me entenderéis bien cuando digo esto. Pues bien, a esta edad subir en moto, montar en bicicleta, subir en caballo o estar mucho tiempo sentados en la oficina, pueden ser totalmente perjudiciales para nuestra salud. Así lo dicen los especialistas.

Alguien tenía que decirlo

Pues sí, este artículo trata sobre algo que nadie se atreve a pronunciar alegremente. Salva sea la parte -decían algunos textos- o allí donde termina la espalda, dicen otros. Y, sin embargo, y si hacemos un poco de ref lexión motera y nos paramos a pensarlo detenidamente, es la parte de nuestra anatomía que nos mantiene realmente unidos a nuestra moto. Y en el interior de esa capa muscular anatómica está la tan temida próstata. Qué le vamos a hacer, ¡alguien tenía que hablar de ello! ¿no?


Conozcamos algo más esta glándula que, aunque no la vemos, existe.

En el adulto la próstata se asemeja en forma y tamaño a una nuez localizada justo debajo de la vejiga urinaria y recubriendo totalmente la parte inicial de la uretra. La uretra es la que lleva la orina y el semen hacia el exterior del cuerpo a través del pene.

Por un lado tenemos el grupo muscular, los glúteos. Es la zona blanda, estos músculos tienen una función muy importante a nivel de la cadera que es la de ayudar a la flexión y abducción de ésta, mediante ligamentos y extensores, además de estabilizar la zona pélvica. Por otro lado tenemos el cóccix. Es una estructura de hueso inmóvil al final de nuestra columna que está formado por 5 vértebras llamadas sacras y una coccígea que está fusionada. En el interior de esta zona entre el suelo pélvico, se encuentra la denomina la próstata. La próstata se puede inflamar por diversos motivos, debemos saber que:

La prostatitis es una inflamación de la próstata que causa dolor y molestias al orinar (escozor, aumento del número de micciones, etc).

La prostatitis no bacteriana: es la forma más común. Debida al estrés, produce tensión en los músculos pélvicos produciendo retroceso de la orina hacia la próstata. Por eso conviene no aguantarse e ir al baño cuando nos lo pide, dejando la moto aparcada y tomándonos un descanso.

La actividad sexual irregular con falta de eyaculación, lo cual congestiona e inf lama la próstata.

Las actividades intensas y fijas como subir en moto, bicicleta o estar mucho tiempo sentado, pueden ser nuestro enemigo número 1 si no descansamos y hacemos todo lo contrario.

Se debe tener especial cuidado a no mojarse continuamente y pasar frío en la moto

Otros problemas que aparecen tras largo tiempo sentados y que no son necesariamente inflamación prostática

Dolor irradiado. Si el dolor se nos irradia a los lados y nos llega a molestar en las piernas, es muy probable que estemos ante un problema lumbar o ciática, más que coccígeo.

Luxación del cóccix. Es la separación del cóccix del sacro, en nuestro caso puede darse en algunas ocasiones, pero no es lo más habitual. Lo general es que lo cause una caída o un golpe. Por lo común no es un problema habitual.

Dolor muscular y localizado. El dolor aparece tras largo tiempo sentado y más si hemos estado en una superficie dura, que aumenta la distensión y presión de los ligamentos produciendo dolor agudo y adormecimiento. ¡Se me duerme el culo! Es la frase más pronunciada en nuestro sector.

¿Qué podemos hacer en la moto?

Mejora la postura de conducción, adapta la moto a tu ergonomía, nunca al revés. No es lo mismo conducir naked, que una gran turismo.

Revisa el asiento de tu moto, debe tener algunos tacos de goma de separación entre el asiento y el hierro, si no es así y eres de los que sufren en silencio, amortígualo con tacos de goma, recuerda que eres el maestro de las ñapas.

Revisa la amortiguación y adáptala a la conducción.

Los periodos de descanso en moto son obligatorios para problemas de este tipo.

Si no te puedes separar de tu moto y sufres de problemas en el cóccix, es una buena opción y casi obligatorio que muscules los glúteos, acudiendo a algún gimnasio, es la mejor almohadilla, pero es que además ganarás puntos en la calle.

Recuerda que no conviene estar mucho tiempo sentado y luego volver a “sentarte” en tu moto.

Mi recomendación particular es que, si subes en moto, y tienes una edad, la bicicleta no es el mejor ‘quitatensiones’, opta por uno de las dos opciones. Deja la bici para los deportistas de elite y jóvenes.

No esperar a tener “ganas” es prevenir. Para, descansa, pasa por el WC y sigue ruta.