Saltar al contenido
Blog de motos – Revista Moto Viva™ | Novedades, Rutas en motos, Comparativas

Comparativo: Honda CBR1000RR ‘10 y Kawasaki Z1000

kawaski z1000 negro y verde

¿Cuestión de razón o de corazón?

Nuestro corazón nos pide modelos deportivos como la nueva Honda CBR1000RR de este 2010 pero la razón nos empuja hacia motos “menos” agresivas y más cotidianas como esta Kawasaki Z1000. ¿Quién lleva la razón? ¿A quién le harás caso? ¿Con o sin carenado? Veamos si resolvemos tus dudas.

Este comparativo que te traemos en estas páginas es un claro ejemplo de la evolución de nuestro mercado. Los modelos más deportivos y radicales de cada marca van cediendo poco a poco el paso a modelos naked con unas prestaciones similares pero con una filosofía muy distinta. Los modelos R han evolucionado hacia un uso prácticamente exclusivo en circuito y es que sus grandes prestaciones y sus afiladas e incómodas formas solo nos permiten sacar lo mejor de ellas si rodamos en pista. No podemos negar que una deportiva de 1 litro del 2010 se siente como un león enjaulado cuando rueda por carretera abierta y, posiblemente, las precauciones que debemos tomar al circular con ellas no compensan las emociones que puedan hacernos sentir. Ante tal situación, las naked ya sea de media o gran cilindrada, están ganando cada vez más adeptos entre los usuarios y es que, a pesar de disponer también de unas prestaciones magníficas, su más cómoda postura de conducción y una parte ciclo no tan exigente con el asfalto nos proporcionan más diversión y un mayor rango de utilización que con los modelos más deportivos.

Es por ello que los listados de ventas de nuestro país están encabezadas por ellas y también la razón por la que, para encontrar un modelo R entre los más vendidos debamos buscar en la parte media del ranking.

Hoy comparamos a la Honda CBR 1000RR, posiblemente y si le hacemos caso a los comparativos, el modelo más “dulce” de las deportivas grandes y a la Kawasaki Z1000 que teniendo en cuente que hereda el motor de la ZX10, no nos va a dejar indiferentes. ¿Es mejor una deportiva pura con carenado o una deportiva disfrazada de rutera sin carenado? Vamos a verlo.

 

HONDA CBR1000RR 2010

El apellido CBR lleva entre nosotros más de 20 años y a pesar de tanto tiempo, hay cosas que no cambian nunca y una de ellas es el afán de la marca en conseguir modelos de una altísima calidad y un fácil manejo. Este modelo 2010 no es una excepción y para ello no necesita ningún gadget de última tecnología. No necesita un orden de encendido diferente, ni una configuración de motor exclusiva, ni un control de tracción ni tan siquiera la posibilidad de saber que marcha llevas engranada. Esta CBR te ofrece la más sencilla y a la vez más exquisita definición de deportiva de gran cilindrada. Un motor lleno de potencia lo busques donde lo busques, un chasis preciso, un conjunto de frenos excepcional y sobretodo y más importante, una unión entre moto y piloto al alcance de muy pocas.

Esta unión te permite disfrutar de una conducción fluida y sin excesos conseguida sin lugar a dudas, gracias a un conjunto global casi perfecto.

Las novedades de este modelo 2010 son pocas pues la base del 2008 no necesitaba de ellas así de esta forma, podemos encontrar un colín más afilado, un porta matrículas más fácil de desmontar que antes y algunos ligeros cambios en el interior del motor para optimizar su rendimiento. Te aseguro que si dispusiéramos de las dos unidades, 2008 y 2010, sería muy difícil apreciar los cambios y casi imposible, si intentáramos hacer las valoraciones en marcha.

La posición de conducción esta claro que no es la panacea de la comodidad precisamente y como es costumbre, llevas los pies bastante altos y retrasados y cargas bastante peso en las muñecas pero también hay que decir, que posiblemente sea la menos radical en este aspecto de todas sus competidoras de segmento. El carenado protege lo justo y necesitas pegar tu barbilla en el depósito si quieres evitar el viento en contra.

Teniendo en cuenta estas “incomodidades” el piloto se fusiona con la moto de forma ejemplar y a los pocos metros de funcionamiento, como es costumbre, ya te parece que la moto es tuya desde hace un año.

El motor es extraordinario y te ofrece mucha potencia a cualquier régimen y su desarrollo tirando a largo te permite poder estirar las marchas sin necesidad de subirla hasta la zona roja del marcador. Incluso circulando por ciudad, son suficientes las dos primeras marchas para poder circular sin la necesidad que el motor aúlle pidiendo engranar otra marcha mas. La entrega de potencia es lo suficientemente suave como para no ponerte en apuros a la salida de la curva pero también es contundente y continua y enseguida consigues ir muy rápido sin exprimir al máximo su potente motor.

Las curvas sin descanso son nuestro habitat natural y posiblemente el de esta moto aunque ante tanta excelencia, es difícil que alguna carretera de nuestro país esté a su altura. Para disfrutar al 100% necesitaremos un buen asfalto que tenga el suficiente agarre para aguantar los 165 CV que genera el motor pero como eso es prácticamente imposible, nos conformaremos con disfrutar de la carretera sabiendo eso si, que la moto puede ofrecernos mucho más, si entramos con ella en un circuito. Además, esta unidad disponía también del C-ABS de Honda. El ABS de nueva generación que la marca del ala dorada está montando en sus motocicletas de estilo deportivo. Seguramente ya habrás oído hablar de el y poco más que su excelente funcionamiento yo te podré contar. En cuanto presionas con toda tu alma la maneta del freno, la moto por si sola es capaz de gestionar esa frenada repartiéndola entre las dos ruedas y evitando que ninguna de ellas se bloquee. Ha desaparecido el rebote en la maneta típico de este tipo de sistemas y aunque se sigue notando cuando funciona y cuando no, es una auténtica maravilla de la técnica y de la seguridad.

El resto funciona perfectamente bien. Así de simple. Todo está en su sitio, todo un mundo de sensaciones al alcance de la mano. La unidad que ves en las fotos es una decoración especial y es por ello que el precio supera ligeramente los 16.000 euros que aunque todos sabemos que es dinero, está más que justificado teniendo en cuenta la calidad del producto que estamos comprando.

Posiblemente no sea la más potente, ni la que menos pesa y difícil será verla ganar algún campeonato de Superstock este año pero creo firmemente, que es la mejor opción dentro de las deportivas de 1 litro para las carreteras y leyes de hoy en día aunque sin olvidar, que donde más satisfacciones nos dará, será en un circuito cerrado.